Comunicaciones por satélite


Un satélite de comunicaciones es, en esencia, un repetidor colocado en órbita: su comportamiento es similar al de un espejo que reflejase los datos que se le envían desde una estación terrestre hacia unos terminales instalados en el territorio al que el satélite da cobertura.

Un sistema de comunicaciones por satélite consta, por tanto, de dos tramos:

Las ventajas indiscutibles del satélite son la inalterabilidad ante fronteras o barreras físicas y un alcance de prácticamente el 100% de la población del área cubierta por su haz, que puede dar sombra a continentes enteros.

Satélites geoestacionarios, de órbita media (MEO) y baja (LEO), y elíptica

Los modernos satélites de comunicación, que pueden recibir y retransmitir miles de señales digitales simultáneamente, se clasifican en función de la altura a la que orbitan y de la forma de esta órbita:

Su órbita está a una altura de 35.500 km. Han sido básicamente empleados en meteorología aunque hay proyectos que planean el lanzamiento de satélites geoestacionarios para ofrecer televisión digital y acceso de banda ancha. En este caso, una constelación de cuatro satélites de gran potencia, si bien muy caros y pesados, bastaría para ofrecer cobertura mundial.
Orbitan más próximos al suelo (entre 10.000 y 20.000 km los MEO y menos de 5.000 km los LEO) con el fin de minimizar la atenuación de la señal. Esto implica que la velocidad a la que viajan es alta (una órbita puede completarse en un tiempo que oscila entre noventa minutos y varias horas).
Estos tipos de satélite son más ligeros, especialmente cuando su función se limita a reflejar la señal hacia un centro terreno de enrutamiento y conmutación, minimizando así el equipo requerido a bordo. Para que no se interrumpa la comunicación, un satélite debe estar permanentemente en la línea de vista por lo que se necesitan constelaciones numerosas en que a intervalos fijos el control se asume por un nuevo satélite.
Describen su órbita moviéndose más rápido en altitudes bajas (apogeo) que en los puntos de mayor distancia (perigeo). Son los menos utilizados para servicios comerciales y no parece que vayan a utilizarse en servicios de comunicaciones de banda ancha.


Pese a la existencia de proyectos que utilizan satélites geoestacionarios, son los satélites de órbita más cercana los que, en general, tienen mayor potencial para la oferta de servicios públicos de telecomunicación y, en particular, para proporcionar un acceso de banda ancha, por cuanto la altura del satélite determina la latencia y la atenuación de la señal. La latencia es el retraso entre transmisión y recepción, que de ser grande aumenta el tiempo real de interacción (a pesar del potencialmente alto ancho de banda); la atenuación se refiere al debilitamiento de la señal con la distancia y depende también de la potencia del transmisor y del tamaño de la antena receptora (parámetros directamente relacionados, a su vez y en ambos casos, con el precio del equipo).

En los comienzos su limitación era la asimetría. Puesto que era muy caro instalar una antena emisora en cada vivienda, en la mayoría de los casos el "camino de retorno" del usuario utilizaba la línea telefónica para establecer la conexión con la estación terrestre encargada de la emisión. Esto implicaba que, suponiendo un módem al uso, la velocidad en sentido ascendente tenia un límite superior de 56 kbps, lo que permitia muy bajos niveles de interactividad. El canal descendente podia llegar a varios Mbps, dependiendo de la potencia de proceso instalada en el satélite y del número de usuarios a los que se da servicio. En la actualidad existe servicios de internet para usuarios finales con precios totalmente comparables con servicios wifi, debido al abaratamiento del coste de los equipos, los cuales ya son bidireccionales y a la reduccion en el coste del ancho de banda. La diferencia con los otros servicios de internet es que este puede configurarse totalmente en funcion de las necesidades, desde leer el correo electronico en html, navegar por internet con soltura como la tradicional ADSL, hasta las contribuciones profesionales para retransmisiones via satelite a través de IP para TV. esto ya lo hace Nassat desde la provincia de Malaga

Referencias

  1. Son los acrónimos de Low o Medium Earth Orbit.