Economías de alcance


Las economías de alcance son el ahorro de recursos obtenido al producir dos o más servicios de forma conjunta. Formalmente, implican que el coste medio de producir un servicio de forma individual es más alto que si se produce junto a otros servicios. Esta situación puede ocurrir cuando la producción conjunta de varios servicios permite optimizar el uso de los factores de producción.

Las economías de alcance permiten a las empresas disfrutar de ventajas competitivas. Por un lado, sus costes de producción son menores. Y por otro lado, las empresas ofrecen una oferta más amplia y diversificada. En las últimas décadas numerosas empresas han ampliado su oferta para aprovechar las economías de alcance y aumentar su eficiencia.

En la industria de las telecomunicaciones es frecuente que un solo operador produzca y comercialice simultáneamente varios servicios. Algunas empresas aprovechan el exceso de capacidad productiva de sus equipos para elaborar otros bienes o servicios.

Las funciones de costes de las empresas de telecomunicaciones han sido ampliamente estudiadas por la literatura económica con el fin de determinar si las operadoras se benefician de economías de alcance y para conocer su importancia.

Aunque existe una cierta unanimidad en considerar que las empresas de telecomunicaciones gozan de economías de alcance, los estudios empíricos llevados a cabo hasta ahora muestran resultados ambiguos al respecto. La ausencia de resultados concluyentes se debe en buena medida a la complejidad de estimar los costes de las empresas multiproducto. Existe un debate académico importante sobre como se deben diseñar y estimar las funciones de costes de este tipo de empresas.

Aproximación analítica a las economías de alcance

Una forma sencilla para medir la presencia de economías de alcance consiste en comparar los costes de producir por separado dos (o más) productos y los costes de producirlos conjuntamente. A modo de ejemplo, imaginemos a una empresa que ofrece dos servicios: llamadas locales (L) y llamadas de larga distancia (T). Definimos los costes unitarios de producción de estos servicios como CL y CT, y el output producido como YL y YT. Por otro lado, definimos el coste de producir ambos servicios de forma conjunta como CLT.[1].


Imagen:Definicion_alcance_1.jpg

Imagen:Definicion_alcance_2.jpg


dónde F son los costes fijos, y β,γ,α son los costes variables de producción en cada caso. Teniendo esto en cuenta, el porcentaje del coste total que se ahorra la empresa al producir conjuntamente los dos servicios se puede escribir del siguiente modo:

Imagen:Definicion_alcance_3.jpg

O lo que es lo mismo,

Imagen:Definicion_alcance_4.jpg


Para que la compañía encuentre provechoso producir conjuntamente los dos servicios es necesario que ALCANCE>0. Cuando esto ocurre consideraremos que existen economías de alcance. Esta condición se puede satisfacer cuando los costes fijos de producción conjunta son inferiores a los costes de producir los servicios de forma individual (Ftl<Ft+Fl), y también cuando la producción conjunta implique unos costes variables de producción menores que los costes variables de producción individual αTL < 0.

Por el contrario, cuando ALCANCE<0 se producen deseconomías de alcance. En este caso, el coste de la producción conjunta es mayor a la suma de los costes de producción individuales.

Factores que originan las economías de alcance

La literatura económica considera que las economías de alcance pueden tener dos orígenes: [2]

1) Propagación de los costes fijos entre las diferentes líneas de producción. Los costes fijos no aumentan de forma proporcional a la producción. En consecuencia, al ampliar el número de líneas productivas, y por tanto la producción total, los costes fijos totales se reparten entre un mayor número de unidades producidas.
Denominando F a los costes fijos y QL y QT a la producción de cada servicio, se obtendrán economías de alcance cuando:


Imagen:Definicion_alcance_5.jpg


2) Complementariedad de los costes. Cuando una empresa produce simultáneamente varios bienes o servicios algunos de sus costes de operación se reducen. Por tanto, no se produce la propagación de los costes fijos sino de los variables.
Formalmente, podemos decir que el coste de producción marginal se reduce al aumentar el número de servicios producidos. Si denominamos CMg al coste marginal de producción de un servicio, podemos considerar que en la producción de los servicios L y T existe complementariedad de costes cuando se satisface:


\frac {\nabla CMg_L}{\nabla Q_T} < 0


Esta ecuación muestra que el coste marginal de producir el servicio L se reduce al aumentar la cantidad producida del servicio T.
La complementariedad de los costes puede aparecer gracias al aprendizaje de los empleados y a la mejor utilización de técnicas operacionales. Se trata de aspectos intangibles, que si bien pueden ser específicos para la producción de un servicio, en muchas ocasiones se difunden por toda la empresa. Algunos ejemplos comunes de complementariedad de costes son la dirección, los programas de ventas, el desarrollo de determinadas técnicas operacionales, la implantación de sistemas de gestión, algunos aspectos de la formación de los recursos humanos, etc. Estas actividades son necesarias en cualquier empresa, independientemente del número de productos que ofrezca. Sin embargo, en una empresa multi-producto el coste de estas actividades se reparte entre las distintas líneas de producción y el rendimiento es aprovechado por el conjunto.

Ejemplo numérico de economías de alcance

Imagine a una empresa de telefonía fija. La empresa ofrece a sus clientes llamadas locales y de larga distancia. Para ofrecer llamadas locales necesita 100 centrales de transmisión locales. Para ofrecer llamadas de larga distancia la empresa requiere una red de centrales locales desde la que se pueda efectuar y recibir llamadas procedentes de todas las regiones. Y además, necesita 10 centrales adicionales para realizar las comunicaciones de larga distancia. Suponga que el coste de mantenimiento de cada central local es de 10 millones de euros anuales, mientras que el coste de una central de larga distancia es de 15 millones de euros anuales. Por tanto, si la empresa ofrece los dos servicios tiene un coste anual de mantenimiento de su red de 1.150 millones de euros. Sin embargo, si estos servicios fueran ofrecidos a través de dos redes distintas, el coste total de mantenimiento de las redes sería de 2.150 millones de euros anuales.

Costes de mantenimiento de la red de telecomunicaciones (millones de euros).


Imagen:Definicion_alcance_6.jpg


El gráfico muestra el ahorro conseguido gracias al aprovechamiento de las economías de alcance. Las dos primeras columnas representan el coste individual de cada servicio de telefonía, y la tercera columna muestra el coste de producción total cuando cada servicio se ofrece a través de una red independiente. Finalmente, la cuarta columna representa los costes de ofrecer los dos servicios de forma conjunta, que son menores que los costes de producción separada. Este ahorro se obtiene porque los inputs necesarios para ofrecer las llamadas locales también se utilizan para suministrar las llamadas de larga distancia.


Notas

  1. Para una explicación ampliada vea Brock, G. W. (2002). Historical overview, en S. K. M. Martin E. Cave y I. Vogelsang (eds), Handbook of Telecommunications Economics, Vol. 1, North-holland, Capítulor 5, pp. 153—155.
  2. La explicación de ambas fuentes de las economías de alcance se basa en:
    • Gorman I. E. (1985), “Conditions for Economies of Scope in the Presence of Fixed Costs”, The RAND Journal of Economics, Vol. 16, No. 3, pp. 431-436.
    • Banker R.D, Chang H., Majumdar S.K., (1998), “Economies of scope in the U.S. telecommunications industry”, Information Economics and Policy, Vol. 10, pp. 253-272

Artículos de Wikitel pertenecientes a esta misma categoría